VIVA LA SORIANA NACIÓN

Llevo una temporada acuciado por España, un tiempo inquieto y sobresaltado por las noticias que alumbran su nueva redefinición. Hace unas semanas saltó a la palestra la idea de que España (que todo el mundo sabe que no existe) es en realidad una nación de naciones. Lo dijo Sánchez y lo aprobó el PSOE en su último congreso. ¿Seremos en realidad una nación de tales cosas?, me pregunto. Eso sí, la soberanía nacional es una y reside en el conjunto de los españoles, matizó alguien de la nueva cúpula socialista. Yo puse un tuit al PSOE de La Rioja (sin respuesta todavía) para conocer si dentro de la nación de naciones que es España, La Rioja cambiará su estatus de comunidad uniprovincial a nación. Cuando yo nací lo hice en una provincia de Castilla la Vieja; después, al rendir mi infancia resulta que ya éramos comunidad autónoma, y ahora, que ando frisando los cincuenta me preparo para vivir en la nación riojana. Y todo ello sin moverme, sin coger el autobús (ni el de Josep Pla) ni un tren con dirección a la nación aragonesa o a la soriana. ¿Será nación Soria? Ahora que lo pienso no; los sorianos están abocados a rendir cuentas y bienes a la nación castellano leonesa, a no ser que quieran autodeterminarse y con el derecho a decidir reivindicar la curva de ballesta que traza el Duero, sus ariscos pedregales y las calvas sierras machadianas como hecho diferencial por antonomasia. O Burgos y su Riojilla, que será una nacioncilla dentro de la argamasa de la nación de naciones madre de todas las Españas. El Ampurdá de Pla ha sido un país desde tiempos inmemoriales, como las alubias de Tolosa, los toros de Guisando o el Condado de Treviño, solar de mi madre, a la que quiero mucho. # Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

EL PCE YA ES NADA

La moción de censura de Pablo Iglesias contra el Gobierno de Mariano Rajoy ha supuesto la constatación de la defunción absoluta y trágica del PCE (e Izquierda Unida) en la argamasa de Podemos, sus confluencias, los anticapitalistas y los únicos grupos que han votado a favor de la estrategia morada: la ERC independentista y antiespañola de Joan Tardá y Gabriel Rufián, y Bildu, heredera directa de la ETA, dos partidos que están a favor de la ruptura de España y de su Constitución. Es triste comprobar cómo de la mano de Garzón aquella fuerza política que durante el franquismo y la transición capitalizó la lucha de las izquierdas españolas por la libertad a costa de la vida y la hacienda de muchos de sus militantes, ha abandonado definitivamente su idea de una España democrática y sin privilegios para diluirse y sustentar su estrategia política exactamente en todo lo contrario de lo que propiciaron históricos de su causa como Santiago Carrillo, Marcelino Camacho o Ramón Tamames. La Junta Democrática nació de la política de reconciliación nacional y el eurocomunismo emprendida por el PCE en los años sesenta y resultó esencial para el pacto que dio lugar a la Democracia tras la muerte del dictador. Las cortes de Franco se suicidaron con la Ley de la Reforma Política y hubo elecciones para dar paso a un sistema que con sus muchos defectos y errores ha propiciado los mejores años de la historia de España y su encuentro con la modernidad. Aquellos políticos de los setenta se dejaron muchos pelos en la gatera, especialmente los del PCE. Ahora, la última desinencia de aquellas siglas agoniza difuminada en la nada misma de Irene Montero y compañía. # Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

NI PLUMÍN NI TINTERO

Los periodistas –al menos yo– somos tipos vanidosos que necesitamos que jaleen nuestro trabajo como si el hecho de juntar verbos con predicados tuviese más mérito que no olvidar que nunca se ha poner la coma entre los primeros y los segundos. En mi caso, a veces la coloco porque la memoria es más frágil que la sensibilidad y cuando creemos que lo sabemos todo en realidad lo que sucede es que estamos más muertos que ayer, que era exactamente el día en el que estábamos perfectamente convencidos de que lo sabíamos casi todo. Así que seguro ya de mi ignorancia e investido con el supremo descaro para opinar cualquier fruslería, no me queda más remedio que plantarme a los pies de la petulancia para cantar resignado y consciente mi derrota. Me declaro culpable de hablar sin conocimiento, de opinar de todo sin rascar ni bola; de hacerme el listo, el engreído, el de gustos refinados y no les digo el guapo porque la imagen de arriba habla por sí sola de la belleza científica del que esto afirma. Ni tengo plumín ni tintero y me acuso de creer mejor que nadie lo que ha de hacer un cocinero o un torero. La esencia de mi ciencia es la inconsciencia y de lo único que estoy seguro, y por eso presumo, que cuatro consonantes y otras tantas vocales no merecen la pena ser glosadas cuando nacen más del aforismo que de la verdadera ciencia. Recurro a usted, querido lector si acaso ha llegado hasta aquí, para que perdone esta soflama sin la menor gracia del que armado de boli y papel somete a la realidad a su dominio, nula razón y entendimiento. Pena de mí por ser tan lerdo y pensar que un mastuerzo tiene más fragancia que el delicado aroma de un alhelí. # Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

Toros, Ecología y el Reich Animalista

El pasado 13 de mayo el historiador Iván Vélez Cipriano (discípulo y estudioso de la obra de Gustavo Bueno) me invitó al ciclo de conferencias que organiza en Carrascosa (Cuenca). La cita se llama 'Encuentros en el Lugar' y amablemente me dio la oportunidad de hablar largo y tendido sobre los toros, el mundo ecologista y lo que Calamaro tan bien acertó a definir como 'Reich Animalista', esto es, las corrientes extremistas antitaurinas que colocan la vida de los animales a la misma altura que la de las personas, y tratan de prohibir la libertad de acudir a los toros con un desconocimiento palmario de lo que significa la fiesta brava. Abordé muchos temas, desde la falsedad de las subvenciones taurinas hasta los aspectos éticos de la tauromaquia, sin olvidar lo que supone la 'mascotización' de la sociedad y el brutal negocio y deterioro para los animales que supone.... En fin, que si queréis verla aquí os la dejo.

SUEÑOS

De pequeño tenía dos sueños recurrentes. En el primero me veía tumbado sobre las vías en la trinchera del ferrocarril y asistía inmóvil e impotente al bufido de una locomotora que no terminaba nunca de atropellarme. Veía la máquina acercarse desde lejos a toda velocidad y sentía cómo era incapaz de levantarme y evitar aquel tormento interminable. Tenía los brazos y las piernas fundidos con los raíles, me pesaban tanto que no había manera de moverlos. Y por si fuera poco, el tren –a toda velocidad– nunca me asesinaba aunque yo ya me consideraba hombre muerto. Era una sensación terrible de impotencia, pero muy diferente a la que me arrasaba en el otro duermevela: me acosaba el miedo de caer desde lo alto de las torres de La Redonda y ensartarme en los picudos barrotes de hierro del entramado de rejas que protege el retablo pétreo de su fachada. No sentía nada, había un silencio casi reconfortante y desde lo alto me veía atravesar la plaza del Mercado a todo correr completamente desnudo. Abría los ojos y tenía el pecho atravesado por un pincho de la reja barroca pero no me dolía porque no sentía ni un ápice de mi cuerpo, el mismo cuerpo que corría aterrado de un lado a otro camino de Portales. Recuerdo estos sueños adolescentes mientras leo asombrado el inquietante porcentaje de muchachos riojanos que han pensado en suicidarse, un número tan absurdo como absurdos y necios eran aquellos sueños juveniles que me asaltaban por la noche inmediatamente después de cerrar los ojos. Era como un abrazo con la muerte. Me metía a la cama esperando a que llegaran y me invadiera un miedo al que no temía porque llevaba en su costado un singular aroma a lo imposible. # Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

MORIRME

Sé que cada día estoy más cerca de morirme y me atormenta la certidumbre que me acompaña de saber a ciencia cierta que he vivido ya más –b...