Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

BESCANSA Y EL CATOBLEPAS

Cuando sea mayor el bebé de Carolina Bescansa alucinará al ver la que se lió en el Congreso cuando le llevó su madre el día que debutó en el escaño. Pobrecilla criatura, de mano en mano y aguantando que Errejón o Pablo Iglesias le hicieran carantoñas, le tiraran del moflete o simplemente le pusieran esa cara estúpida y grotesca que dibujamos los adultos a los niños para lograr no se sabe muy bien qué clase de complicidad. Carolina llevó a su hijo al hemiciclo como símbolo del cambio; no se sabe muy bien de qué clase de metafísica revolución en la que los que se autodenominan como ‘gente normal’ por fin acceden a unas instituciones dominadas desde hace décadas por una especie de lagartos siderales que vienen gobernando España desde que se murió Franco (más o menos). Era enternecedor ver a semejante mamá subir la escalinata por la que se encaramó Tejero. Eso sí, el bigotudo teniente coronel con una pistola; ella con su bebé braceando para votar. Los que llevan treinta años subiendo con…

MARNIE, LA LADRONA

Había en mi casa vieja un cartelito en una puerta en el que se leía ‘Cuarto de contadores’. Aunque sabía que no, cada vez que lo veía antes de subir por las escaleras, me gustaba imaginar que si giraba aquellos goznes quizás me asombraría con un montón de señores contando dineros –no cuentos, ni asombrosos relatos de piratas o jenízaros–, sólo monedas y billetes; montones de pasta acumulados, sin duda, por impecables golpes y fabulosos butrones. Es decir, algo parecido a lo que han hecho con descaro absoluto Cristina de Borbón –Infanta de España e hija y hermana de Rey– y su ‘talonmanista’ esposo. Han robado como ‘Marnie la ladrona’; han estafado a instituciones y empresas privadas, han dilapidado fortunas en un fabuloso palacete como el de Pedralbes y han situado a la Jefatura del Estado en una situación imposible en el momento más decisivo de la historia de España desde la Transición. Sin embargo, el Gobierno en funciones ha decidido salvar a la Infanta del juicio y ha consentido q…

¿ES USTED BENÍTEZ?

El otro día iba por la calle tranquilamente y me detuve en un semáforo cuando la lucecita se puso tan ‘colorá’ como tuvo que lucirle la cara a Pablo Iglesias cuando le explicaron que en Andalucía no hubo referéndum de autodeterminación en los albores de la Democracia. A Iglesias le dio lo mismo, me temo; pero yo detuve mi corpachón al borde del bordillo y un grupo de niños se arremolinó en torno a mi persona y el más ávido de pompa y circunstancia me espetó: «¿Es usted Benítez?». Y empezó a gritar: «¡Es Benítez!; ¡es Benítez!». Un segundo después el resto de su cuadrilla se lió a dar saltos gritando que el tal Benítez comía demasiados Phoskitos. Yo sonreí para mis adentros: no soy Benítez pero por lo menos no confundo un referéndum autonómico con el ‘derecho a decidir’ de una parte sobre el todo, que es lo que quiere consagrar el oportunismo ‘chavícola’ de Iglesias y Errejón para llevar al país a un callejón sin salida y dinamitar todo el marco constitucional que es la base de nuestr…

ARTADI ES RIOJA

Hay un doble lenguaje en Juan Carlos López de la Calle que no alcanzo a entender en el asunto de la salida de Artadi de la DOCa Rioja. El bodeguero argumenta que Rioja no es su modelo y que no se identifica con él porque «somos el país que más superficie de viñedo tiene del mundo, el que más litros produce y el que más barato vende». La singularidad de los exquisitos y emblemáticos vinos de Artadi se ha basado en un estilo completamente diferente pero no único (ni mucho menos) en Rioja, y a su vez, Artadi ha crecido en el mundo entre otras cosas por ser Rioja, por sus viñedos excepcionales y bajo el paraguas que ahora rechaza. López de la Calle quedó retratado en este periódico con el vino ‘Valdepomares’, embotellado por Artadi para la cadena ‘Marks & Spencer’, que se vende en el Reino Unido al mismo precio que cualquier otro genérico de Rioja y del que se explica que «estácuidadosamente seleccionado por el enólogo; un vino vibrante y bellamente aromático». Es decir, con una marc…