Ir al contenido principal

Entradas

HUELE MUCHO A PORROS (EN LOGROÑO)

Cada vez huele más a marihuana en Logroño. A veces cuando paseo cerca de un instituto a la hora del recreo el aroma que emana de los grupos de estudiantes es asqueroso. El otro día caminaba detrás de unas chicas (no más allá de 17 o 18 años la más talludita) y hasta les espeté que me estaba ‘colocando’ con el humo de su canutos. La droga mata, les dije, anula la conciencia y el sentido crítico ante la vida y te relega el alma a una especie de descrédito con uno mismo que te hacer ser sencillamente insoportable y fútil. He comentado con muchos amigos el fenómeno de los porros en la ciudad y más o menos casi todo el mundo tiene la misma percepción que yo he sentido en mis fosas nasales y que me llama la atención no porque me esté haciendo viejo y pesaroso, que también; sino porque de joven fumé muchos canutos y recuerdo algún que otro amigo vencido por las drogas, destrozado por ellas y finalmente enterrado por sus efluvios. He visto decadencias dolorosamente largas, caídas y recaídas …
Entradas recientes

ALIANZA ENTRE EL VINO Y LA COCINA

No podemos vivir de espaldas a lo que está sucediendo en La Rioja gastronómica y la pequeña revolución que provoca la concurrencia de personajes, ideas, proyectos y sueños que se citan en torno a la cocina y el vino en una región que no puede ni debe olvidar que es conocida en el mundo por estar íntimamente ligada a su líquido elemento. La cocina de La Rioja vive sumida en un efecto multiplicador que había comenzado antes de la crisis pero que se frenó en seco a finales de la década pasada por el efecto devastador del desplome absoluto de la economía. Por el camino se quedaron varios proyectos gastronómicos interesantísimos que hubieran sobrevivido en otras circunstancias pero que fueron arrollados por la conjura de los necios de aquel terrible batacazo. También se paralizaron otros y sólo locos como Francis Paniego se atrevieron a apostar por Logroño en un momento de dura y absoluta desbandada. Nació Tondeluna, que navegaba en solitario entre las nuevas apuestas de una ciudad que par…

LA CORDURA EN CUARENTENA

La cordura es definitivamente uno de los estados más precarios del hombre. Ahí está ‘Charly’ Puigdemont para demostrarlo. Fíjense, ha dicho que si el presunto francotirador de Terrasa que presuntamente quería atentar contra el presidente Sánchez lo hubiera hecho por motivos relacionados con la independencia de Cataluña sucederían tres cosas: «Que habría sido detenido delante de las cámaras de las televisiones españolas, que todos los partidos ‘unionistas’ estarían criminalizando el independentismo, y que sería acusado de terrorismo». El presidente a la fuga, que no es otra cosa que un sórdido estimulador de manos de Otegui, ha convertido su fanatismo en una retórica plagada de insensateces que mueve desde la lejanía el rumbo de una Comunidad Autónoma que lleva tanto tiempo instalada en la catástrofe que cuando la realidad caiga tras decaer los mundos de Narnia no van a existir palabras en ningún diccionario para explicar lo sucedido. Se ha creado una realidad paralela tan extraordina…

ANTE LA TUMBA DE JONATHAN SWIFT

A veces, aunque esté tan ocioso como un libro en un centro comercial, no me da tiempo ni para pensar. Las horas mueren a borbotones, se desprenden aciagas como hojas de un calendario con todos sus días vencidos y se resumen en la pereza que me dan las tertulias que analizan el desvarío de nuestros políticos, la oceánica incapacidad de Lopetegui para juntar once estrellas o la sucesión de hechos bárbaros que últimamente atenazan a las buenas gentes de La Rioja. Me bombardean el ‘washap’ con muertos, accidentes y catástrofes. Estamos rodeados de subterfugios, con el dolor de proclamas preñadas de disoluciones, con avisos infaustos que atenazan el alma. Niñez de niños idiotas es lo que ahora hemos convenido llamar a una madurez inhóspita y vacía que se alimenta de sus propias desmesuras. Escribo mientras vuelo más allá de las nubes y no quiero ser consciente de que apenas un diafragma metálico me separa del vacío. Buceo en la ilusión de que soy indestructible como el gigante de los Viaj…

SÁNCHEZ AGITA EL LOBO DE VOX

La semana pasada escribía de los fachas contemporáneos, una especie de políticos que en sus diferentes familias han ido campando por los escenarios del poder a sus anchas y que poco o nada tenían que ver con aquel estereotipo de Martínez ‘El Facha’ del dibujante Kim, que representaba la nostalgia de franquismo y que caló de una manera extraordinaria en el subconsciente colectivo. El facha actual ya no es patrimonio de la extrema derecha, hay fachas en casi todos los despoblados mentales que inundan las ideologías totalitarias de toda la esfera del pensamiento político. Por ejemplo, las atrocidades que ha escrito Torra de los españoles apenas han tenido eco más allá de la burla y el despiporre porque surgían del fondo de armario de un partido teñido de socialdemocracia, que es como una lavadora donde se centrifuga casi cualquier cosa para salir indemne y políticamente correcta. Si estupideces similares a las de Torra hubieran brotado de la derecha española, el calificativo de fascista…

FACHAS

Últimamente no veo más que fachas. Por lo general solía contemplar uno y decían que era yo; pero ahora, tras el doloroso mitin de Vox en Vista Alegre parece que se hayan multiplicado y que los nuevos fachas fascistas voxistas constituyan el mayor peligro para nuestra democracia desde Tejero, que por cierto acaba de resucitar brindando con vino por la unidad de España. Los de Vox, como otros muchos que ahora pueblan Ciudadanos, estaban todos en el PP, no les distinguía casi nadie (ellos solos y a días) y se repartían despachos y despachillos sin mayor problema. Los fachas, al igual que el resto, también anhelan su sustento. Y el PP era la casa común de la derecha, de la derechona y hasta de la socialdemocracia inane que comparte con el PSOE la idea básica de no hacer nada más allá de estar en las instituciones y vivir de ellas. El facha de Vox alienta los resquemores cuando habla de inmigración o del aborto, donde afloran sus patitas populistas y ‘lepenianas’ para estupor del facha cl…

DOS BESOS DEL MERE, DOS

Llegó el Mere el domingo antes de comer y me plantó un beso en la cara en la mismísima puerta de la cafetería César, uno de esos locales taurinos de los alrededores de Las Ventas donde se arremolinan con miedo cerval al vacío innumerables fotografías de antiguas faenas y cabezas de toros. Y bajo ellas, en la mesas, torreznos, raciones de calamares, cazón en adobo y un sinfín de pequeñas (y grandes) tentaciones para estómagos valientes. «Te lo di en Bilbao y mira lo que pasó», me dijo Hermenegildo con esa mirada suya de niño que lleva toda una vida negándose a crecer y se esfumó. El Mere se escurrió por esas calles de Madrid donde de pronto te transfiguras y parece que nadie te ha visto. Pero yo me quedé con el beso y pensé en Bilbao, la hora exacta en la que me lo había dado y lo que había sucedido después en el ferruginoso ruedo del Botxo. Había estrenado vaqueros y hasta ruedas en el coche, pero llevaba el beso del Mere impreso y me seguía acordando de aquellos naturales y de la mi…

NO ESTÁIS SOLOS

Hace un año compareció en la televisión el Rey Felipe VI y les dijo a los constitucionalistas de Cataluña «no estáis solos ni lo estaréis». Fue un extraordinario discurso que aplastó la imperdonable inacción del gobierno de Mariano Rajoy y que hizo que centenares de miles de ciudadanos de Cataluña salieran espoleados a las calles de Barcelona con su bandera española para plantar cara de una vez por todas al nacionalismo identitario y al golpe de Estado que acababan de dar en un Parlamento autonómico al que habían ultrajado. Un año después de aquello –tras el 155 con freno y marcha atrás, las elecciones y la moción de censura de Sánchez a Rajoy– seguimos en una situación parecida e incluso peor, con un gobierno central que paradójicamente depende para sobrevivir del apoyo del ejecutivo secesionista de Torra, del PNV (siempre a la sombra del árbol del que manan toda suerte de nueces y prebendas) y de una izquierda populista y aliada de todas aquellas formaciones que lleven en su estrat…

DESCONCIERTO Y OPORTUNISMO

Cuando vi la foto de Pedro Sánchez y su esposa Begoña Gómez con los Trump en la Casa Blanca pensé que era un montaje del Mundo Today. Pero no, la había subido su propio gabinete presidencial a twitter de La Moncloa hasta con el nombre del autor de la instantánea: Andrea Hanks (mis respetos para siempre). Sánchez tiene una querencia estupenda hacia las fotos presidenciales; bueno, en realidad todo lo presidencial le provoca una fascinación huera y exultante, un profundo confort, un verse a sí mismo donde se merece. Pero las fotos mucho más, desde aquellas a lo JFK en Camelot y con gafas de sol en el Falcon (una de sus principales querencias aéreas) a las de Canadá con el tipo de los calcetines. O este posado genial del inicio del otoño en Washington al ladito de la pareja más poderosa del mundo. Véanle sonreír a Pedro presidencialmente (como si nos estuviera perdonando la vida) mientras los miembros de su gobierno lamentan la prisión preventiva de sus socios catalanes, los que le han …

CHET Y EL RUMOR DE UN MUERTO

Chet Baker se murió hace treinta años cuando no llegaba a los sesenta y tenía la cara más arrugada que la rodilla de un ciclista, que es lo que nos dijo en una conferencia en la Escuela de Artes de Logroño Fernando Arrabal para describir la belleza mosaica y final de Gala Diákonova, la musa a la que Salvador Dalí amaba más que a su madre, más que a Picasso y más incluso que al dinero. Chet murió al caer –o ser arrojado– desde el tercer piso de un hotelucho infecto en Ámsterdam, donde tocaba en locales oscuros como las cavidades carnosas de su boca desdentada y se pinchaba los asesinos ‘speedballs’, que eran los combinados mortales de coca y heroína con los que alardeaba que se ponía hasta el culo. La droga había arrasado toda su belleza juvenil, es difícil –mejor dicho imposible– encontrar un hombre más atractivo (e inmensamente bello) que el de la portada de ‘For Lovers’, una de sus incontables obras maestras. No ha existido nunca una trompeta que llorara como la suya y llevo varias…

GUARDIOLA Y EL ICTIOCENTAURO

Si existe un personaje insoportable en la colección de criaturas que pueblan la asombrosa fauna del independentismo catalán, ése –exactamente ése– es Pep Guardiola, que supera incluso a la pomposa y surrealista sor Lucía Caram o a Karmele Marchante, la intelectual orgánica del nuevo seny de Puigdemont y ‘Kim Il Torra’. El famoso entrenador aventaja por miles de cuerpos a cualquiera de los espectros descritos por Jorge Luis Borges en su inmortal ‘Libro de los seres imaginarios’. Y los inventó el escritor bonaerense para todos los gustos y con todas las facciones posibles e imposibles: animales esféricos, antílopes de seis patas, pez bahamut, basiliscos, catoblepas, devoradores de sombras, el elefante que predijo el nacimiento de Buda, la hidra de Lerna o el ictiocentauro, que entre otros apósitos exhibía cuernos de pinzas de langosta. Le dejo a usted, querido lector, que asocie libremente cada obelisco indepe con lacito con su ser imaginario correspondiente. Pero lo de Guardiola no ti…

POÉTICA, FÍSICA Y BACTERIAS

No entiendo absolutamente nada de física pero siempre he creído en su poética porque adivino que en la relación de los cuerpos de la naturaleza entre sí funciona un misterio insondable, algo que siempre se escapará al puro conocimiento a pesar de que el hombre sea capaz en cada generación de científicos de descifrar con mayor nitidez el asombro de las fuerzas originales del universo. Pero irremediablemente quedará algo al albur, relaciones casi intangibles que se irán descubriendo que existen pero que nadie sabe ni cómo, ni dónde ni por qué. Al fondo siempre estará la tremenda e irresoluble pregunta del punto de partida original. ¿How deep is te ocean?, que cantaba Billie Holiday... Leo que tres científicos chinos andan empeñados en redefinir la constante de gravitación universal postulada por Newton en 1686 y casi descrita a la perfección por Henry Cavendish en un alucinante experimento en 1798, exactamente el mismo año en el que Jon Dalton descubrió las causas por las que muchos in…