Ir al contenido principal

Entradas

MEJOR UN CASOPLÓN QUE LA MONCLOA

Estamos perdidos. La razón de la sinrazón se ha apoderado de todo. Ayer levanté mi cabeza y bajo el estruendo sobrevoló mi calva una flotilla de cazas y bombarderos (supongo) a través del cielo gris de esta díscola primavera riojana. Me había tomado un café leyendo el asunto de la casa de Galapagar de Irene y Pablo. ¡Les cabe en el jardín una plaza de tientas!, pensé. Nada baladí al saber que la pareja ha decido trasladar su morada al pueblo de osé Tomás y Victorino que aunque no lo habiten siguen y seguirán siendo los más memorables vecinos del bravío municipio madrileño. Sorbí el café y mascullé: ¡mejor que vivan en Galapagar que el la Moncloa! No José Tomás ni Victorino. No. Irene y Pablo, especialmente este último, que no esconde ni en la televisión su deseo de decorar el palacio presidencial con muebles de Ikea. A Pablo Iglesias se lo ha engullido ya el reverso de la fuerza y como sabe que lo tiene del color de las hormigas para llegar a pisar la alfombra monclovita, le sucede a…
Entradas recientes

LA GRAN MENTIRA

Ya no hay sitio. Podrán decir lo que quieran, escribir alambicados textos repletos de las peores de las putrefacciones, pero hace años que están acabados, reventados y disueltos. Han intentado blanquearlos desde posiciones absolutamente oscuras: buena parte de un clero vasco ensimismado y carlistón o una izquierda ultramontana que ha confundido la revolución con una suerte de etnicismo atroz entreverado de sangre, barricadas y odio. Han tenido cantantes a su lado, poetas del exterminio, políticos que han buscado una especie de lugar en el sol para medrar a costa de la sangre de miles de inocentes. Han doblegado el len-guaje hasta límites extremos para ocultar la evidencia a todas luces inexplicable de su ignominia. ETA ha sido una herramienta utilizada por casi todas fuerzas políticas; se ha especulado con ella, se ha negociado, han pactado hasta treguas parciales en una parte de España, ha habido en estos años negros tanta basura depositada en el lodo de infinidad de lugares público…

EL MONSTRUO DE TV3

El veronés Marco Lombroso teorizó sobre los orígenes de los actos criminales del ser humano y creyó hallarlos en ciertos rasgos fisionómicos como la forma del cráneo, la disposición de los ojos o la rotundidad de la mandíbula. Josean Fernández, el etarra entrevistado el fin de semana pasado en uno de los programas de máxima audiencia de TV3, responde exactamente a los planteamientos de Lombroso. Tiene una boca sin labios, ojos que carecen de mirada, cabello sin pelo, nariz drástica y sin lóbulo; a guisa de ridícula napia, apenas brota un chicotazo de carne flácida en mitad de un rostro que tampoco es cara y que nace de unas cejas ateridas como los monstruos que seguro se le aparecen cuando intenta dormir y no concilia el sueño aunque se quede dormido como una alimaña exhausta después de saciarse de carroña. Josean Fernández es un muerto que nació sin vida y sin rostro, un engendro genético, un asesino que mató al vinatero de Tudelilla Rafael Vega Gil en Santurce en 1982 de cuatro tir…

SÓLO SON ASESINOS

ETA fue derrotada por las Fuerzas de Seguridad del Estado y la sociedad española hace mucho tiempo. Las estructuras que dicen ahora disolverse en realidad no son nada más que uno de los muchos castillos en el aire que han dibujado con la asombrosa capacidad que mantienen –tanto ellos como sus voceros– para crear realidades paralelas y nefastas; es decir, denominar lucha armada al terrorismo e impuesto revolucionario a la extorsión y al comportamiento mafioso de sus cabecillas, sicarios y peones de base. ETA se atribuye una especie de legitimidad histórica para explicarse a sí misma y justificar la barbarie de su naturaleza criminal, de su instinto asesino. Se enreda en un apocalíptico mensaje de pueblos, armas entregadas y voluntades mayoritarias para esconder una vez más que sólo son criminales. Hablan de libertad con el cañón de sus pistolas en la nuca. Han matado por cientos, han llenado España de cadáveres y de odio, de dolor, de infinidad de familias destrozadas y han jugado un …

CROQUETTES

Una croqueta puede ser simple, sencilla, limpia, perfecta, luminosa, mágica, frágil, descarnada, esférica, poliédrica, sentenciosa, huérfana, afanada y afanosa, rubicunda y etérea. Una croqueta se envuelve en sí misma y puede traer la prosperidad, la ilusión que se desvanece cuando la comes y en un instante ya no la ves y entonces pertenece a los recuerdos, al ámbito de la memoria y la ensoñación, como un amor perdido y baldío, como un beso furtivo y efímero que se desvaneció en la trémula oscuridad de los olvidos. Hay croquetas, croquettes, krokettes e incluso crocchettas que se sueñan a sí mismas en el rebozo puro y llano del aceite que hierve, croquetas primorosas que se saben reinas, croquettes vedettes que venden exclusivas, croquetas señoronas y pérfidas e incluso croquetas simples que aparecen en las barras de los bares con una guarnición de empanadillas y patatas fritas con sal maldon. Todo el mundo puede hacerse un lío con su croqueta, existen croquetas para niños, para jubi…

ALSASUA Y EL ODIO A ESPAÑA

Alsasua se ha convertido en una especie de paradigma. El nacionalismo vasco, al que de forma absolutamente incomprensible se adhiere incondicionalmente la izquierda más allá del PSOE, ha emprendido una especie de cruzada (válgame la licencia) para tratar de convencer a los jueces y la ciudadanía de que la horda salvaje que la emprendió a hostias sin miramiento alguno con dos guardias civiles y sus novias en un bar de Alsasua lo hizo por una cuestión baladí y que nada tiene que ver con un acto terrorista. No lo sé, será el juez el que dictamine y califique el hecho, por mucho que Uxue Barkos, sus socios parlamentarios y Joseba Asirón, intenten tapar el sol con el dedo meñique. Alsasua, y yo he estado mil veces, es una ciudad tomada por el nacionalismo más radical y oficial; nadie se mueve en el pueblo sin que la ‘Stasi’ lo sepa y decida, y hasta la Policía Foral prefiere no adentrarse mucho en los territorios (bares y asociaciones) bildutarras. Alsasua es el miedo. Es el odio a España…

HAGAMOS RIOJA QUE HAY MUCHO POR HACER

Lo que más me emociona del vino de Rioja es su increíble diversidad. El martes aluciné con una maturana de Cordovín (bodegas Florentino Martínez) envejecida en madera de roble riojano. Me dieron a probar dos muestras del mismo vino con dos robles diferentes, el de aquí y un francés. Me supo a Rioja la fermentada en roble galo, la primera era extraordinariamente licorosa y profunda. Si me la ofrecen en cualquier otro sitio jamás hubiera dicho que es Cordovín. La sensación que tengo es que se está elaborando una nueva memoria del Rioja; el paradigma clásico está trasmutando en buena parte. No hay tres Riojas; hay mil. Las que ya sabemos, las que están apareciendo y las que vienen gracias a la búsqueda que se está desarrollando en infinidad de bodegas en toda la DOCa. Meter mil vinos en tres cubas me parece un disparate. Rioja es mucho más hermosa y compleja que lo que nos pueden explicar tres subzonas por sí mismas y a secas. Las tres son depositarias de un mismo tesoro. Ahondar en la …

LOS PELOS DE PUNTA CON ROSALÍA

Engarzá en oro y marfil, tú llevas una cruz al cuello… Así comenzó Rosalía su actuación, con esta mítica y pavorosa media granaína homenaje a su creador, Don Antonio Chacón, a la Niña de los Peines, que se moría por Don Antonio, y a Enrique Morente, que en los años setenta nos redescubrió al Papa de flamenco, su dolorosa cadencia y su talento. Los tres se asomaron en el abismo de la garganta de Rosalía, poseedora de una voz que conmueve por su carácter íntimo y recoleto, pero también profunda y arrebatada como en uno de sus gritos por soleá; una soleá como rota y deconstruida en su compás pero admirablemente bella. Pero mucho más allá de los flamencólicos de libreta que nos habitan y nos consuelan con su sabiduría, Rosalía dejó un concierto singularmente personal, en su cante, en su voz y en su puesta en escena, flamenca pero distinta, con un tinte de modernidad que la sitúa en una orilla alejada absolutamente de cualquier convencionalismo. Nada en ella es previsible, como el mirabrá…

BUFFON, RONALDO Y LUIS ENRIC

No sé si la patada que le pegó Cristiano al balón fue la culpable de que Logroño llenara su cielo con un arcoíris doble, o dos arcoíris en uno, que tanto monta. Han escrito los cronistas deportivos que el cielo turinés fue violado por la rocambolesca cabriola que realizó el jugador portugués y que fue, además, capaz de quedarse suspendido en el aire unos segundos invisibles para atizar al balón y dejar a Gianluigi Buffon –que tiene cara de Al Pacino–, patidifuso y alelado. Gol del Madrid y el cielo pintado de colores como una extravagancia de la historia. Serán cosas mías pero el partido se debió de jugar en Turín, una ciudad alejada más en el tiempo que en el espacio, una ciudad que no conoce a Puigdemont ni a Turull ni a ninguno de los irritantes heraldos de la violencia política del Estado Español, ése mismo al que cada partido denigra Pep Guardiola con su estrambote amarillo sobre el pecho. Pep es tan rico e ilustrado como Luis Enric, el tipo que va diciendo que «los catalanes so…

Una voz que acaricia la muerte

La cantaora Rosalía se presenta esta noche en el Salón de Columnas con el toque de Alfredo Lagos

El debut en Logroño de la joven barcelonesa ha levantado una gran expectación tras el éxito de 'Los Ángeles', su primer trabajo discográfico

El flamenco es una de las músicas más profundas que existen; es como si contuviese mil vidas de miles de personas, manifestó en una entrevista la cantaora Rosalía (1993, Sant Esteve Sesrovires), una voz que en apenas un año ha revolucionado el panorama flamenco. 'Los Ángeles', su primer trabajo discográfico, es una obra que gira en torno a la muerte. Cantes tradicionales y una voz que parece contenida en un sinfín de misterios. Talento flamenco, imagen pop, sonidos ancestrales y una modernidad que la hacen única. Ésta es la propuesta del primer concierto de los Jueves Flamencos en 22 años de andadura que se celebra un viernes. La cita es a las nueve de la noche y el lugar, el Salón de Columnas del Teatro Bretón, que se va a quedar muy p…

VIVA FRANCIA

La imagen era sencillamente impresionante. El féretro del teniente coronel de la gendarmería Arnaud Beltrame envuelto en la bandera de la República Francesa y a sus pies, Emmanuel Macron, en silencio, clavado como el mástil de una bandera al suelo. Los dos sobre el pavés del patio adoquinado de Los Inválidos, en el corazón de París, que es casi lo mismo que decir en la zona cero de la libertad. El presidente de la República le impuso la Legión de Honor. Llovía mansamente, se masticaba el dolor en cada una de las gotas que caían en el elegante abrigo negro del presidente. Silencio absoluto. La guardia de honor acompañaba el acto y la mirada de Macron parecía ensimismada en el infinito de la memoria del policía muerto en un instante violado apenas por el tañido de los tambores y las cornetas de ordenanza. La ‘grandeur’ gala en su máxima expresión de respeto al héroe nacional que intercambió su vida para salvar la de una mujer que el terrorista Redouane Lakdim mantenía como rehén en un …

JAMÁS SERÉ GARCÍA MONTERO

Hacia tiempo que no leía una cosa tan sectaria como el artículo de Luis García Montero titulado ‘Todos somos Ana Julia Quezada’. Ha escrito el poeta –en una más que sonrojante prosa– que «la sociedad capitalista que padecemos tiene poderosísimos medios de control y producción (sic) de seres humanos. Y su programa desquiciado invita al mal, a la avaricia, a la soledad, a la traición, al maltrato, al hambre de unos y a la ambición insaciable de otros». Y claro, como consecuencia de la maldad de nuestro mundo, Ana Julia es «la madrastra asesina, protagonista de este cuento que es el capitalismo ebrio». Y lo remata con esta reflexión: «Un niño sufre una desgracia y los medios de comunicación lanzan a todos sus profesionales para sacar tajada de la muerte buscando audiencias». Para García Montero somos malos porque somos capitalistas y es el capitalismo el que nos impulsa a matarnos, todos como borrachos y cuando alguien asesina a un niño, el pequeño, obviamente, «sufre una desgracia». Y …